miércoles, 26 de septiembre de 2012

Reseña: El sueño - Luis Alfonso López


El sueño
Luis Alfonso López
Ediciones Atlantis - Narrativa
Páginas: 120
ISBN: 978-84-15449-65-2

Sobre el autor:

Luis Alfonso López Muñoz nació en Madrid en 1977. Licenciado en Periodismo en el año 2001 por la Universidad Francisco de Vitoria.

Comenzó su andadura profesional en televisión, y desde entonces ha trabajado en diversos medios de comunicación, fundamentalmente en prensa.

Ha vivido en distintas ciudades de España y en alguna del extranjero y entre sus aficiones se cuentan la mitología y el ajedrez.


Contraportada:

Los sueños muy raras veces pueden adquirir la consistencia de la realidad, pero cuando lo hacen desatan el latigazo de lo terrible.

 Esta es la historia de un hombre que tras su jubilación y la muerte de su mujer se sume en un naufragio existencial que lo devora poco a poco hasta afectar a su equilibrio mental.

Un sueño perturbador comienza a repetirse noche tras noche, dejándolo exhausto y angustiado a la mañana siguiente, hasta que de pronto, un día, el sueño irrumpe a través del tejido de la realidad apareciéndose frente a él, en su propio cuarto.

El sueño es una fascinante novela que destaca tanto por su cuidado estilístico como formal. A través de la inquietante historia de su protagonista, el lector avanza por diferentes estados que van desde la soledad hasta la muerte, pasando por la locura o la irrupción de lo sobrenatural en nuestras vidas.


Mi opinión:

Cuando leí la contraportada de esta novela no me desagradó pero al llegar a la parte donde dice que "un día el sueño irrumpe a través del tejido de la realidad apareciéndose frente a él, en su propio cuarto" me quedé un poco descolocada ¿y eso como se come? ¿un sueño materializándose? así que empecé a leer con ganas de averiguar a qué se refería exactamente.
 
Las primeras páginas tuve que leerlas a un ritmo más lento puesto que es verdad que tiene un cuidado estilístico y formal y riqueza de vocabulario a rebosar... pero a medida que avanzaba me fuí acomodando e interesándome a su vez por la situación del protagonista.
 
Al principio todo bien, fuí leyendo cosas sobre el personaje, que no llega a decir su nombre, sólo sabemos de él que antes de jubilarse trabajó como funcionario desde los 30 años, que no tiene hijos y que es viudo.
 
"...mi existencia jamás estuvo atemperada por tragedia alguna, sí por una frustración: nunca tuve hijos. La imposibilidad de mi mujer nos privó de algo que ella deseaba más profundamente aún. Su desengaño emergió en su carne revestido de enfermedad mortal. Falleció hace cinco años. Poco hay que añadir: su dolor y su paulatino desapego ya no atañen a este mundo.

Tras su muerte, quedé suspendido en el vacío: mis pensamientos, por nimios que fueran, siempre eran alcanzados por ese silente eco fúnebre que emite el recuerdo de ser amado. Ello me inspiraba una rutina mental insoportable, oscura y vana. Mi psique zozobraba en aguas cenagosas en justa consonancia con la merma de mi comunión mundana."
 
Comienzan a pasar cosas e incluso aparecen otras personas, también anónimas por así decirlo. El libro empezó a parecerme bueno y también empecé a valorar la dificultad de escribir una novela así. Y creció mi interés cuando el protagonista, por su soledad, reacciona de un modo que suelen repetirse en muchos mayores: salir a la calle para sentarse en los bancos de las calles más transitadas de la ciudad y así observar a las personas día tras día. Este hombre en particular los escruta, los analiza hasta la provocación... todo un acto inquisidor con el que gastar las horas:
 
"Así, día tras día. Obviamente, algunos ya me reconocían y comenzaban a observarme, casi sin excepción, con suspicacia o evidente displicencia, embargados de esa innata prontitud para la condena de lo inusual. Me tomarían por un mendigo o un loco, siempre allí sentado o impertérrito. Pero eso me divertía. Me distanciaba de esa necia laboriosidad. En ocasiones, con afán provocador, les observaba con detenimiento, sin apartar la mirada. Por supuesto, ello les irritaba. Algunos me devolvían la mirada con ánimo censor, instándome a renunciar. Pero yo insistía porque ninguno se atrevía a recriminarme abiertamente. Les pondría en ridículo abroncar a un viejo en la calle. ¿Qué pensarían de ellos?."
 

 
Pero el hombre empeora y comienza a soñar, a pasar cada vez más tiempo en la cama. El sueño se apodera de todo y el monólogo del "prota" y del sueño se me hizo cada vez más pesado. Mi interés por la lectura cayó en picado y empecé a considerarlo un libro muy deprimente.
 
Llegó un momento que me perdía, no comprendía que era lo que quería comunicar el autor entre tanta frase, cada vez más elaboradas, que me abogiaban un poco. Pero empecé a pensar que a algo tendría que llevar, algún cambio tenía que haber así que continué leyendo esperando un giro, algo.
 
Sin embargo terminé el libro sin encontrar ese "algo", llegué a la última página sin comprenderlo del todo así que sinceramente no quedé muy contenta. Esta novela me hizo pensar en eso de "el libro de los gustos está en blanco" y quizás lo que para mí resulta cargante para otros es profundo o interesante.
 
También he de decir que ahora estoy pasando por una etapa que me apetece leer libros más juveniles o sencillos de leer y este es todo lo contrario. Creo que El sueño va dirigido a un público adulto, más serio.
 
Aún así, de cada libro siempre se saca alguna reflexión y este libro me recordó mucho a algunos mayores que trato como voluntaria, me hizo pensar en la de personas que hay solas y que algunos lo están porque es realmente lo que creen necesitar. También pensé en la importancia de los detalles, que tenemos que tener más tacto, que un simple detalle basado en un comentario agradable o una sonrisa puede alegrarles el día.  Y fundamentalmente hace pensar en la soledad.

Y luego, sobre llegar al desequilibrio mental, Luis Alfonso López creo que ha sabido reflejar en la novela muy bien la realidad que, algunos de ellos, por desgracia viven, por lo que si algún día quereis leer sobre el tema, este podría ser el libro adecuado pero ya os advierto, para mi gusto hay párrafos que rozan lo delirante y prácticamente no hay diálogos durante todo el libro sino un eterno monólogo.

Me despido por esta vez, no sin antes agradecerle una vez más el libro a La Mujer del blog Ex libri, ya que lo gané en el sorteo que organizó por sus 300 seguidores. Gracias.

Besotes a tod@s.

13 comentarios:

  1. Creo que esta vez no me voy a animar, el argumento no me atrae demasiado y con tanto pendiente por leer se agradece no apuntarse uno
    besos

    ResponderEliminar
  2. Te pasó exactamente lo mismo que a mi. Empecé a leerlo y me pareció entretenido, pero cuando llegó la parte del monólogo... me pareció muy muy pesado. Tanto que yo no llegué a terminarlo.

    Muchas gracias por enviarme la reseña, tenía muchas ganas de leer otra reseña y en realidad, esperaba que se pareciese a la mía.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. La portada de este libro es una pasada, pero no creo que me anime a leerlo, tengo muchísimos libros pendientes. Gracias por tu opinión ^^

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Me pasa como a ti, estoy en una fase en la que necesito lecturas ligeritas, así que por ahora no creo que me anime.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Con tu reseña no me animo, peor espero que el siguiente vaya mejor para ti. Besos

    ResponderEliminar
  6. Entre que la sinopsis no me llama nada y tu reseña lo pone algo peculiar el libro..no me lo llevo jeje
    Gracias por la reseña.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Me esperaba esta respuesta ^^ es un libro tan triste...

    Como bien dice Tatty con tanto pendiente por leer se agradece no apuntar más antojitos, a mí me sucede.

    Besos a todas y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Pues no me atrae mucho, Raquel y tengo tantos pendientes...
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Tiene buena pinta, me gusta el tema de los sueños, y me resulta curioso que no se diga el nombre del protagonista.

    Pero me estoy acomodando a la literatura más facilita y simple así que me costaría, que estoy como tu, con la literatura juvenil.
    Así que nada, me gusta, pero creo que para más adelante, que tengo la mente un poco atrofiada XD

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uich Riku pero este sueño más que sueño es una paranoia. Delirante y como dije, no se entiende muy bien.

      Yo no te lo recomiendo, sinceramente.

      Besos.

      Eliminar
  10. Bueno, como tu dices el libro de los gustos eta en blanco, a mi me suelen gustar este tipo de libros, pero si le falta ese "Algo" .... no se. A mi por ejemplo no me gusta mucho la literatura juvenil, pero si que me gusta que haya un giro que te sorprenda y por lo que cuentas este libro no lo tiene.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que es eso... no tiene ese giro que hace que merezca la pena, le falta ese algo que comentaba y el final no creo que te guste, la verdad. Aún así son 120 páginas, cortísimo.

      Besos y un placer leerte por aquí.

      Eliminar

GRACIAS POR TU COMENTARIO.
Se aceptan todo tipo de comentarios... cortos, largos, optimistas o pesimistas, sin preguntas o con ellas que por supuesto contestaré pero ¡evitad escribir solamente con la intención de hacer publicidad! cualquier comentario de ese tipo será eliminado.